¿Qué harías por estar en PAZ?

Decidí creerle 100% a Jesús esa fue mi decisión luego de escuchar muchas historias sobre su vida, nacimiento, horrores que se hicieron en su nombre, con todo y eso le creo. Esa fue la decisión que le dio un giro a mi vida hace ya varios años. Pero ¿sí crees que todo me ha ido de maravillas? ¡Te equivocas!!!!

Me embarque a estudiar teología, latín, numerología, filosofía, arte y otras cosas ¿sabes qué ocurrió? NADA. Mejor dicho de todo o mejor aún un caos fue lo que ocurrió y pedí discernimiento. Pero se lo pedí a Dios y el me lo ha concedido, muchos le conocen como ser índigo o tener empatía. Pero Dios me señaló en mi corazón y me mostró el nombre correcto: Compasión.

Me susurró al oído es en tu debilidad es que yo me manifiesto. (2 Corintios 12:7-10) Así que me hizo débil ante las personas para que yo le conociera en la intimidad. Me llevó por todos estos caminos, senderos y callejones para mostrarme la realidad de la vida. Sí aquella que no aprendí en un templo mientras limpiaba la plata del altar, ni mientras entonaba cánticos de alabanza en las largas vigilias. Tan siquiera durante mis largas horas de estudio sobre como el cerebro funciona. Fue así que aprendí sobre las emociones, mi diseño original, como diferenciar un pensamiento de una idea a un plan, que es indiferencia y compasión. Así fue que logré comprender que lo que pedí a Dios, él me lo concedió.

¿Cómo lo supe? Fácil lo experimenté: decidí pedirle a Dios que removiera mis defectos de carácter tales como la indiferencia, el orgullo, la arrogancia, el perfeccionismo, entre otros y me dispuse a trabajar en mi vida espiritual. Pero esto no se hace asistiendo a la iglesia regularmente, ni comprando libros de auto ayuda. Esto se logra teniendo intimidad con Jesús, leyendo y estudiando en Su Palabra lo que tres religiones monoteístas han dicho de Él. Y así fui experimentando mi propia vida espiritual…

Un día el peor de todos me devolvió uno de mis dones: el dibujo. Y me lo devolvió con un mega regalo soñé que dibujaba una cara de una guerrera. ¡Wow cómo me deleite en ese sueño! Desde entonces dibujo regularmente, pero este no es mi propósito, comprendí que esta vez Jesús era nuevamente el centro de mi existencia. Así pude entretejer todos mis estudios y experiencias superadas transformándolas en alegría, paz, esperanza y armonía a través de la guerrera Kelaiah©. Así nació el ministerio de llevar esperanza y alegría aquellos que nos quebramos en el camino y se nos olvidó que tenemos una semilla que aún nos queda por plantar. Kelaiah Warrior© ha sido el personaje que me ayudó a recordar que soy compasiva y que Dios tiene un propósito con mi vida.

Tu dolor al igual que el mío no es un accidente o situación aislada. No eres un fracaso, mejor dicho ¡eres una obra de arte en proceso! No te rindas Dios esta buscando personas dispuestas a entregar su corazón Primero y tu recompensa será Paz. ¿Estas dispuesta?

©Kathia Alsina 2017

Para ayuda profesional si estas triste o desesperanzado 1 (800) 273-8255. Para charlas o talleres te puedes comunicar 787-610-5433  Sígueme en Instagram, Facebook o Kelaiah Warriors Este mes el libro de Kelaiah Warriors salé a la venta. Puedes suscribirte aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s